Saltar al contenido

¿En qué consiste el entrenamiento de altura y cuáles son sus beneficios?

16 abril, 2019
¿En qué consiste el entrenamiento de altura y cuáles son sus beneficios?

Son muchos los grandes atletas que utilizan el entrenamiento de altura dentro de sus planes de entrenamiento.

Durante algunas semanas, dichos deportistas, entrenan en las altas alturas y por lo general suelen superar los 2.500 metros por encima del nivel del mar, con la finalidad de aumentar significativamente su rendimiento físico.

¿Cómo consiguen mejorar? El organismo es una máquina capaz de adaptarse con rapidez a la relativa deficiencia de oxígeno, en una o más variantes, con el objetivo de aumentar la liberación de hormonas eritropoyetinas.

Las grandes alturas afectan de manera importante a los deportistas. La saturación de la hemoglobina con el oxígeno es un determinante en el nivel de oxígeno de las personas. En el momento que el cuerpo llega a los 2100 metros de altura sobre el nivel del mar, dicha saturación empieza de forma drástica a disminuir.

Sin embargo, la eficiencia del organismo humano es tal que empieza a adaptarse de forma progresiva  de corto a largo plazo, lo que le permite al individuo ir compensando, de manera parcial, la deficiencia de oxígeno en el cuerpo.  Este tipo de adaptaciones son la base constituyente de lo que se conoce como entrenamiento de altura.

El fin de llevar a cabo los entrenamientos en sitios en donde el porcentaje de oxígeno es mucho menor al normal en el aire o la presión biométrica es mucho menor es que el organismo pueda adaptarse de manera efectiva a una relativa y considerable falta de oxígeno así se fuerza de manera natural la segregación de la hormona EPO o eritropoyetina.

De igual forma el entrenamiento en sitios con grandes alturas pueden ser simulados utilizando mecanismos de simulación en la altitud.

Funciona con máscaras adaptadas para la respiración dificultosa que pueden mantener la presión barométrica igualmente, pero que disminuye el nivel de oxígeno que el deportista va a respirar. Se trataría de un entrenamiento en hipoxia.

Se debe mencionar que no todos los deportista se encuentran capacitados para un entrenamiento de altura, ya que los factores de genética y de altitud que son necesarios para este tipo de entrenamientos deben tenerse en cuenta.

Los individuos que logran completar un entrenamiento de altura aumentan de manera significativa la concentración de glóbulos rojos en el organismo, tras la fase de entrenamiento.

Dicha concentración mayor de glóbulos rojos se mantiene durante unos 10 o 14 días posteriores, lo que genera un mayor rendimiento físico cuando se compite a bajas alturas.

Beneficios del entrenamiento de altura

Uno de los principales beneficios son las mejoras fisiológicas. El cuerpo reacciona de manera notable a la repentina disminución de oxígeno, logrando una serie de respuestas que ayudan al cuerpo a mejorar el rendimiento en la bicicleta.

Por ejemplo se puede observar como el sistema respiratorio se adapta de manera progresiva pero eficiente, logrando una gran capacidad pulmonar, sumado a una adaptación también significativa del sistema cardiovascular y disminuyendo la frecuencia cardiaca y presión arterial.

El estado inmunológico de los individuos también se ve mejorado, el nivel de hematocritos aumenta al igual que la producción de la hormona eritropoyetina, realizando un conjunto de variaciones en el organismo, que ayudan a mejorar la condición física.

Adema l motivación es otro punto a favor del entrenamiento de altura. El individuo se siente motivado mejorar y toma cada sesión como si fuera la última, sigue las instrucciones de nutrición, junto con las de entrenamiento, lo que favorece el rendimiento.

¿Cuáles son las condiciones perfectas para un entrenamiento de altura?

Para este tipo de entrenamientos, lo ideal es que sea en una número de diez días como mínimo, a una altura de 1800 metros para empezar. Todo ello con una incremento de la carga de manera progresiva, de manera que el cuerpo se pueda ir adaptando hasta conseguir los resultados esperados.

En un principio lo ideal es que el ciclista tenga una preparación que sea dirigida por un entrenador, en una vuelta de varias etapas, dejando la concentración de altura  semanas antes de la competición de manera que una semana antes el cuerpo ya tenga la adaptación necesaria para dicho evento.

Si se tiene los medios para el entrenamiento en altura, vale la pena hacerlo.  Con este tipo de entrenamientos los cambios y mejoras en el cuerpo son notablemente favorables para los deportistas, no solo a nivel físico, sino también a nivel mental.

El autoestima y  la motivación en el deporte se ven afectadas para bien, logrando cambios significativos en la actitud de los deportistas.

Se trata de un entrenamiento que no es tan fácil, pero tampoco tiene un grado de dificultad superior a la de los entrenamientos profesionales. Lo recomendados es realizarse una evaluación física y médica antes de someter al cuerpo a los cambios, para luego empezar.