Saltar al contenido

La dieta vegana y el ciclismo: lo que debes saber

6 octubre, 2019
dieta vegana ciclista

A continuación te acercamos una serie de claves para poder seguir una alimentación vegana y hacer deportes como el ciclismo. Una de las grandes dudas del mundo de la alimentación y el ejercicio, es la capacidad de los veganos para ednir de manera óptima en disciplinas que involucren un gran desgaste físico.

A pesar que diferentes atletas en el mundo deportivo se han declarado abiertamente veganos, aún persiste el recelo sobre si es posible o no llevar una dieta totalmente vegana en equilibrio.

La importancia de lo que comemos

La elección de los alimentos que participan o no de nuestra dieta, son un factor clave cuando se trata del nivel de vida que llevaremos.

La dieta está directamente relacionada a factores como el bienestar, el rendimiento físico y mental, el mantenimiento y/o aparición de determinadas enfermedades y por supuesto nuestro desempeño en disciplinas deportivas.

Por ende, es crucial que nuestra dieta sea elegida con mesura, tomando en consideración cuales son nuestras necesidades nutricionales, y cómo podemos satisfacerlas sin sacrificar el paladar. Bien Sabemos que la comida, además de saludable necesita ser sabrosa.

Si hablamos de una persona promedio, con una dieta equilibrada, con variedad de nutrientes y en cantidades proporcionales a sus necesidades alimenticias, puede fácilmente llevar un ritmo de ejercicio con una intensidad de leve a moderada, sin que se vea sacrificado su rendimiento o  su salud.

Sin embargo, el problema comienza cuando nos encontramos en escenarios donde la persona se abstiene de determinados alimentos y nutrientes, bien sea por algún tipo de intolerancia, o por preferencias, que pueden ir desde malas asesorías nutricionales hasta manías alimentarias.

Incluso aquí englobamos los casos donde, el ritmo de vida tan acelerado que estamos llevando no nos permite comer como es debido o ciertas decisiones alimentarias, cómo escoger dietas específicas, donde podemos sacrificar la ingesta de nutrientes fundamentales.

Cuando nos enfrentamos a esos casos, debemos considerar que, porque cada alimento o grupo de alimentos que eliminamos de la dieta, estamos negándole a nuestro cuerpo una cierta cantidad de elementos, que de alguna manera debemos garantizarle, al menos con otras comidas.

Con esto en mente, vamos a revisar el impacto de una dieta vegana en la vida de un deportista, cuya exigencia física es superior a la de la media. Tenemos que considerar que el concepto de veganismo, se refiere a una forma de alimentación donde se restringe totalmente el consumo de alimentos que provengan de cualquier otra especie.

El convertirse en vegano es una decisión estrictamente personal, que puede revertirse en cualquier momento, tanto por elección como por prescripción médica.

Sin embargo, sin caer en debates sobre las ventajas o desventajas de este estilo de vida, es indiscutible que acarrea un factor, y es la ausencia en el consumo de vitamina B12 y de proteínas, que mal que bien influyen de manera directa en la condición física del individuo.

Los músculos de nuestro cuerpo se van debilitando con el paso de los años, de la misma forma como la piel pierde elasticidad y el cabello se torna canoso. En todos los escenarios, incluyen tres elementos, a parte del tiempo, como son el sedentarismo, el ser mujer, y el consumo o ausencia de proteínas.

En el caso del tiempo y el género, es poco lo que podemos hacer, pero cuando se trata del nivel de actividad física o la dieta, si hay mucho que decir, en especial en el segundo factor.

Nuestra estructura alimentaria es clave, y cuando nos decantamos por ser veganos, hay que considerar cuáles nutrientes nos estamos perdiendo y cómo haremos para recuperarlos.

Ahora, vamos a imaginar este escenario en la vida de un deportista, donde el desgaste físico es superior, y por ende el tomar la decisión es mucho más delicado. En este caso, antes de hacer este giro abrupto en la dieta, es necesario evaluar con consciencia las condiciones físicas del individuo en particular, si hay patologías preexistentes y sobretodo aprender a conocer sobre los alimentos y su valor nutricional, para hacer las combinaciones correctas.

Aunque el balance entre vida deportiva y vida vegana no es sencillo de lograr, si es una posibilidad si se hace de manera responsable y con la asesoría correcta, y sobre todo la disposición. Buscar sabores nuevos que lo que buscan es suplantar los nutrientes perdidos en los alimentos que dejamos de tomar.

También requiere de un margen de honestidad con uno mismo. No se trata de un régimen sencillo de llevar. Llega a involucrar dos elementos clave, como son el gluten y la soja.

Ambos, aunque populares, son altamente alergenos para algunas personas, por lo que no todos pueden sostener una dieta en base a estos productos.

Asimismo, su consumo prolongado puede repercutir en nuestros sistema digestivo, generando irritaciones y malestares gastrointestinales. En el caso de los pequeños de la casa, mujeres embarazadas o en proceso de menopausia, la soja no es la mejor aliada.

Por ende, hay que convertirse en casi un experto, o discutir a fondo con uno, para encontrar otras fuentes de proteínas con menos efectos secundarios, que puedas intercalar en la dieta, para no hacerte daño ni aburrir el paladar.

Puedes considerar proteínas hidrolizadas, que las encuentras en el arroz integral, en los guisantes o las mezclas en polvo de fabricación vegana. También puede apoyarte con el conocimiento de las proteínas que tiene las legumbres y semillas, aunque las primeras sean aliadas de las desagradables flatulencias.

En el caso de las semillas, a pesar de su potencial proteico, tienen un gran contenido calórico, por lo que una dieta basada en ellas nos arriesga a subir de peso rapidamente.

Por lo tanto, para lograr protagonizar una dieta enteramente vegana acompañada de una vida deportiva exigente, necesitas aprender el valor del equilibrio.

El equilibrio en tu dieta, y el proporcionarle a tu cuerpo la cantidad correcta de nutrientes, sin sacrificar ninguno de ellos, es la clave para lograr rendir como atleta aun cuando eliminemos los productos de otras especies de nuestra dieta.

Aprende a conocer las necesidades de tu cuerpo, asesorándote con los especialistas correctos, quienes te ayudarán a entender que tienes que darle a tu organismo y como tienes que dárselo. Incluso, te ayudarán a tomar la decisión correcta y saber si la vida vegana es realmente para ti.

El deporte y el veganismo se tratan de ingerir las cantidades correctas, en los momentos adecuados y con objetivos claros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comentarios (2)

[…] La dieta vegana y el ciclismo: lo que debes saber (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); […]

Responder

[…] Sin embargo, una buena alimentación vegana proporciona las proteínas necesarias que permiten mantener y aumentar la masa muscular. También, dota al organismo de elementos nutricionales esenciales. Lo importante es ingerir las calorías necesarias a través de buenos nutrientes. Son muchas cosas que se desconocen de las dietas veganas. […]

Responder