Saltar al contenido

Mantenimiento y cuidados para la cadena de la bici

9 julio, 2019

Todos los componentes que conforman la bicicleta son de importancia. Sin embargo, algunos como es el caso de la cadena requiere ciertos cuidados para que pueda cumplir su importante función de pasar la energía del ciclista de los pedales a la rueda trasera.

El mantenimiento

En primer lugar es fundamental que la cadena se mantenga lubricada en todo momento.  Si esta se encuentra muy sucia, antes de la lubricación, se debe limpiar con un desengrasante y con un trapo, evitando así que el sucio acumulado el desgaste antes del previsto.

Si es mucha la suciedad acumulada, se puede utilizar un cepillo para quitar con eficiencia todo el sucio. Tras la limpieza a fondo, se coge una manguera o un chorro con abundante agua y sin presión, se procede a eliminar todos los restos de desengrasante, aceites y sucio.

Esta la opción de usar un trapo para quitar todos los restos, pero la limpieza no será tan eficiente.

No es recomendable retirar la cadena para limpiarla, ya que esto implica que se debe retirar el eslabón del cierre y los fabricantes no se hacen responsables por la reutilización del mismo.

Cuando las cadenas están completamente limpias se procede a lubricas, colocando un gota del lubricante en cada una de las articulaciones. El exceso de lubricante atrae la suciedad y el polvo, echando la cantidad correcta se evita tener que desengrasar con frecuencia la cadena.

Una forma de que el lubricante penetre adecuadamente dentro de los bulones, se pueden dar algunas patadas y el exceso que se vea salir se retira con un trapo.

Revisión del desgaste

Verificar el desgaste de la cadena es importante para poder hacer el cambio a tiempo, antes de que se desgaste el casete y los platos. Para ello se debe medir y se sabrá el grado de estiramiento.

El indicador de desgaste TL-CN42 de la marca Shimano es un instrumento ideal para la medición, ya que un apoyo se encaja al eslabón y da una medida fiable.

Tras fijar suavemente uno de los extremos del indicador, se deja caer el otro lado sin que se fuerce, de manera que pueda verse cuánto se ha de introducir en el eslabón.

Si uno de los extremos del indicador queda oculto por completo en el interior de dicho eslabón, quedando el medidor de manera paralela a la cadena, la cadena debe ser cambiada, ya que su vida útil ha terminado.

Además del desgaste se debe comprobar en cada eslabón de forma individual, a ver si alguno presenta una doblez  o si se encuentra muy duro. Siempre prestando atención al pin o el eslabón de cierre.

La sustitución

Si la cadena ha sido colocada con un pin de cierre se debe utilizar un rompecadenas. Aflojar la cadena colocando el plato y el piñón pequeño hará más fácil la tarea.

Con la ayuda de un alicate especial para el desmonte de los eslabones de cierre, como es el caso del VAR CH-06300, se retira la cadena. Para  saber la longitud de la nueva cadena, se puede utilizar la vieja como referencia, siempre y cuando el número de eslabones sea correcto.

De no estar seguros de ello, se debe colocar el plato grande y un piñón pequeño, de manera que al pasar una línea entre los ejes en las roldanas de cambio quede de forma perpendicular al suelo.

Otra opción para tener la longitud correcta, es colocar la cadena nueva en el plato y el piñón grande, sin poner por los cambios y la longitud que dé, se le agregan dos eslabones más.

Tras determinar la longitud adecuada, se deben retirar los eslabones que sobran, fijándose en el punto exacto en donde debe ser cortada si se utiliza un pin o un eslabón de cierre.

Hay solo dos posiciones para colocar la cadena, esa debe ser colocada con una unión más resistente. Como el fabricante recomiende, se instalará el pin de cierre con una troncha cadena. Se desecha la porción que termina en una punta que sirve de guía

En caso de usar un eslabón de cierre, se debe buscar la brecha que va indicar la dirección que la cadenas debe seguir al pedalear, esto debe ser en sentido de las agujas del reloj.

Instalar ese tipo de eslabón es muy sencillo, las dos mitades iguales deben ser enfrentadas y encajar por los orificios que estén más cerca de la parte central.  

Luego hay que dejar el eslabón de cierre entre el casete y los platos, posteriormente pedalear, mientras el freno de atrás se acciona.Se debe escuchar un leve sonido, pero de igual forma hay que verificar que esté asegurado. Los cambios deben trabajar sin ningún problema.