Saltar al contenido

¿Necesitas un GPS dedicado o basta con tu smartphone?

2 abril, 2019

Desde que la tecnología se encarga de mejorar la experiencia diaria dentro del ciclismo a través de equipos y dispositivos cada vez más novedosos y que además se actualizan en cada nueva temporada hay novedades de lo más interesantes.

Y aunque sin duda los avances de la tecnología han traído a la vida y al ciclismo muchas ventajas, también es cierto que cada vez dependemos más de estas novedades. Pero ¿es esencial tener un ciclocomputador o un GPS o con el smartphone es suficiente?

GPS dedicado o smartphone

En la actualidad son muy pocos los que no llevan consigo un pequeño pero potente ordenador en el bolso o el bolsillo. Y es que el smartphone es útil para todo. Desde saber el tiempo, ver los emails, mensajes, hacer fotos, llamar, etc. Prácticamente los teléfonos de hoy día en día sirve para todo, y esto también atañe a cubrir las necesidades tecnológicas de los ciclistas.

Sin ir más lejos, todos conocemos la aplicación Strava que actualmente hace furor entre  los ciclistas y que permite saber en un tiempo real la velocidad, el tiempo, la distancia y múltiples datos más. Todos ellos en relación con los entrenamientos.

Además también existen aplicaciones como Wikiloc que permite conocer las rutas sin tener que usar diversos dispositivos. ¿Con esto basta o hace falta un GPS que sea dedicado a esta tarea?

Ventajas y desventajas que se debe tener en cuenta al comprar un GPS o un ciclocomputador

Una de las principales ventajas es que la gran mayoría de personas cuentan con un smartphone. Así que todo el que decida montarse en una bicicleta o ir a entrenar puede tener acceso a los datos de sus actividades a tiempo real.

El precio de los dispositivos

Podría decirse que el coste o precio es uno de los puntos más delicados y de los más importantes también.  

A pesar de que en cierto modo comprar un smartphone nos sale más “económico” que adquirir un nuevo GPS, porque generalmente ya se cuenta con este tipo de móvil.

Se debe tener presente que para poder usarlo de la manera correcta, se debe adquirir un soporte que sea seguro, preferiblemente que resistente al agua. Y si además se quieren medir datos como las pulsaciones, se deben adquirir accesorios compatibles como las bandas de pulsaciones.

Por otro lado, existen dispositivos muy costosos cuando se habla de ciclocomputadores o GPS, pero no siempre es así también hay equipos muy funcionales, completos y bastante económicos, que no superan los 150 euros.

Así que como en todo, el coste es algo bastante relativo, que se relaciona con las variables que se buscan.

Peso y resistencia

En este aspecto, los GPS son más ligeros y mucho más resistentes que los smartphones. En relación peso resistencia no hay comparación.

Por supuesto que llevar un GPS súper ligero no nos lleva a prescindir del móvil, pero siempre se puede cambiar un smartphone muy pesado por un móvil ligero que cumpla con las funciones básicas.

Uso y conectividad

En este punto el smartphone sale ganando, sin importar el equipo GPS. Para empezar es mucho más fácil de usar y además es totalmente compatible con las diferentes herramientas y con los diferentes dispositivos y equipos tecnológicos.

Barómetro y altímetro

Aquí es donde podemos ver que las funciones del los smartphone se queda cortas. Por más avanzados que sean, si se desea saber con completa seguridad y en un tiempo real todo los desniveles que una ruta presenta siempre va hacer falta un dispositivo como un barómetro.

Los barómetros permiten calcular la altura con la precisión necesaria. En este caso sólo puede hablarse de los GPS que son los que cuentan con este tipo de ventajas.

La batería

Una de las claves de este análisis, es que a pesar de que los GPS pueden ser sustituidos por los smartphone en muchos aspectos, la autonomía no es su punto fuerte.

Si las rutas son cortas y el smartphone es nuevo puede durar la batería durante el recorrido y así ir viendo las rutas y obteniendo los datos, inclusive podrás hacer fotos.  

Pero si tus rutas tienen son de bastantes kilómetros o tu smartphone ya lo usas en otras actividades, es posible que necesites una batería adicional o recargarla para que de verdad te funcione. Así que la batería podría ser el punto definitivo para comprar un GPS.

Ahora que ya conoces qué te puede aportar cada uno tienes más datos para discernir si de verdad necesitas un GPS dedicado o basta con tu smartphone de siempre también con el ahorro que esto puede suponer.

Tomar la decisión correcta y no gastar un céntimo de más o que sea innecesario será mucho más sencillo.