Saltar al contenido

¿Se puede salir en bici si se está resfriado? Algunas claves

15 julio, 2019

Seguramente muchos se han hecho la misma pregunta unas cuantas veces ¿puedo realizar ejercicios enfermo?

Aunque no lo creas es muy posible hacerlo, solo hay que tener ciertas consideraciones en cuenta. Aquí te acercamos los consejos para realizar ejercicios cuando se está enfermo sobre todo si se trata de un resfriado.

Consejos para realizar ejercicio enfermo

Aunque muchos desean pararse de la cama con un resfriado otros no desean perder su estado de forma y no permiten que un molesto resfriado interrumpa sus entrenamientos.

Cómo saber si se puede o no salir a hacer deporte

Para empezar hay tres principios fundamentales para poder definir si se debe hacer ejercicios si se está enfermo, o mejor descansar y dejar la práctica para otro momento.

Es una muy delgada línea que marcara tu cuello. ¿El cuello? Sí, el cuello es quien va a identificar si se puede o no salir en bici o mejor quedarse encamado por unos días hasta recuperarse por completo.

Esto lo que quiere decir es que si los síntomas que se tienen se han de concentrar en la parte superior de la cabeza, es decir por arriba del cuello, lo que sin duda incluye la congestión, dolor o molestia de garganta, malestar ligero en la cabeza, no será para nada contraproducente dar unas vueltas en la bici.

Son ligeras molestias que no te detendrán de salir en la bici a cubrir algunos de tus ejercicios aun estando enfermo.

Esto lo que quiere decir, es que si el malestar se ha de concentrar en la parte superior del cuello,  significa que el sistema respiratorio no se encuentra afectado.

Los pulmones trabajan perfectamente, ya que no hay infección en ellos, ni una carga de mucosa  que comprometa la respiración, lo mismo ocurre en la faringe y la laringe.

Así que no te detengas y sal a dar todas las vueltas que desees. Esto seguramente te ayudará a recuperarte más rápido que tumbarte en la cama. Eso sí no creas que puedes apretar al máximo, no sea muy exigente, a pesar de no ser grave, estas enfermo y tu organismo no responde igual.

Los ejercicios ligeros en la bici ayudarán a que la circulación en general mejore, ayudando además a aumentar las defensas del cuerpo, el número de los glóbulos blancos del sistema linfático que se encargan de defender al cuerpo en estos casos.

Además la salida en bici ayudará  a que las fosas de la nariz se abran y permitan una mejor entrada de oxígeno. Si te encuentras resfriado la bici será genial, porque toda la mucosidad se expulsará con facilidad y permitirá una mejor entrada de aire, generando un alivio casi inmediato. La encargada de resolver esto es la epinefrina, un descongestionante que el cuerpo produce de manera natural.

Cuando no salir en bici

Un caso distinto es si las molestias se concentran del cuello para abajo, es decir en el pecho o en la zona abdominal, si la tos es seca y se siente en el pecho, o las mucosas están muy congestionadas, además de sentir náuseas o dolor en el estómago, no podrás hacer ejercicio, por lo que la bici debe quedar para después. Se podría hace ejercicio, pero las condiciones no son las mejores y no te sentirás a gusto. Además puede acabar empeorando.

Por supuesto si tienes fiebre, dolor en los músculos, fatiga general, será imposible que te pongas al día en los entrenamientos, así que en mejor dejar los ejercicios a un lado. Tomarse ese tiempo para el descanso, para cuidarse y alimentarse muy bien, hidratarse, y tras unos días, volver al entrenamiento.

No  hagas ejercicio enfermo sino cuando estés sano

Hacer ejercicio normalmente sin duda mejora las defensas. Muchos estudios han demostrado que hacer ejercicio aumenta la cantidad de defensas en la sangre y en la saliva. Por lo que hacer ejercicios fortalece de manera notablemente, antes de que se caiga en un resfriado fuerte.

Algunas recomendaciones

Además hay que tener en cuenta la protección del cuerpo. Cuidarse en los días fríos y en los que no lo son también, evitar mojarse, así sea un pequeño chubasco o enfrentarse a las variaciones }de temperatura.

Tapa el cuello y la cabeza con tejidos de que sean transpirables y que dejen pasar rápidamente el sudor, secándose al instante, esto para que no queden húmedos y empeoren la situación.

Toma zumos de frutos cítricos, que suban tus defensas y come muchos alimentos que contengan  vitaminas y minerales.