Saltar al contenido

Se te duermen los pies en la bici, fíjate en tres cosas

9 agosto, 2019

Si te ha pasado que al llevar un rato en la bicicleta los pies empiezan a dormirse y has revisado la altura del sillín y también te has cambiado las plantillas, pero el problema sigue te acercamos algunos aspectos más a revisar para evitar el adormecimiento de los pies durante el pedaleo.

Usar unas zapatillas incorrectas

Cuando se habla de zapatillas de ciclismo no tienen que ser las más costosas, pero si deben ser las correctas. Principalmente se debe tener en cuenta el ancho que tiene la horma, ya que posiblemente el adormecimiento venga por una presión excesiva sobre el pie.

Por ello es necesario que se compruebe que la zapatilla no esté ejerciendo ningún nivel de presión cuando se está pedaleando. Como sabrás apretar demasiado las zapatillas, no tiene ningún beneficio durante el pedaleo.

Una de las calas muy adelante

Que una de las calas este muy adelantada puede generar ciertos problemas. Después de comprobar que la horma de la zapatilla es la correcta hay que pasar a revisar la localización de las calas.

A pesar de lo que muchas personas creen, la posición correcta de la cala es a la altura de la cabeza del primer hueso metatarsiano, no debe estar situada justamente encima del eje de los pedales. La localización debe ser entre unos 7 y 10 milímetros adelante del mismo cuando se coloca la biela y el pie en una posición horizontal.

Puede ser una metatasalgia

Si tras revisar todos los puntos anteriores las molestias continúan, lo más recomendado es asistir a un podólogo, si es un podólogo deportivo mucho mejor.

Este profesional está capacitado para dar un diagnóstico correcto y solucionar el problema que se esté presentando. Muy posiblemente con una plantilla especial se puede corregir el apoyo de los pies.

Ese tipo de plantillas son capaces de brindar el apoyo correcto al arco plantar y seguramente las molestias de adormecimiento se reducirán de manera considerable.

Qué es la metatarsalgia

Inflamación y dolor en el metatarso o bola del pie. Es bastante común en algunas disciplinas deportivas. También se puede deber a zapatillas muy ajustadas o muy demasiado grandes, pies con alguna deformidad, etc.

Por lo general no se considera una afección grave, pero a pesar de ello puede dejarte fuera de juego. Existen métodos caseros fáciles de aplicar,  como colocar hielo en la zona afectada y subir los pies para descansar, por lo general suelen alivia bastante los síntomas.

También utilizar plantillas especiales que absorben los impactos o que den soporte al arco del pie puede prevenir dicha situación o disminuir los problemas futuros.

Ejercicios indicados para aliviar el dolor de los pies y evitar el adormecimiento

Realizar un masaje con una pelota en el arco del pie

Se trata de un ejercicio muy sencillo de realizar en casa, sin necesidad de supervisión. Ayuda a disminuir la tensión muscular que se acumula en los arcos de los pies.

Es muy fácil solo hace falta una pelota pequeña y rodar el pie lentamente de adelante para atrás, durante al menos dos minutos, luego la intensidad se debe ir aumentando cambiando de posición.

Estiramientos del flexor del dedo

Para ello se debe dar un paso atrás usando el pie izquierdo, posteriormente se extienden los dedos del pie hasta que sean colocados en un soporte, puede ser una madera o un libro fuerte.

Mantener la rodilla de la pierna izquierda en una línea recta, posteriormente retirar y doblar la rodilla derecha para adelante, de manera que se sienta un estiramiento en la parte de arriba  de la pantorrilla.

Es un ejercicio muy sencillo que puede ser repetido al menos tres veces, manteniendo la postura unos 30 segundos

El eje del balancín

Este ejercicio debe realizarse descalzo y ayuda a dar fortaleza al arco del pie. Para ello se debe dar un paso hacia adelante y levantar los de cada pie, se continúa posicionando el talón hacia abajo con bastante firmeza.

Seguidamente se pasa el peso hacia la parte media del pie y se aprietan los dedos hacia la parte de adelante, pueden hacerse repeticiones durante al menos un minuto y seguidamente cambiar el pie.

Se trata de ejercicios muy sencillo que pueden ser fácilmente realizados en la casa tras cada pedaleada, además tras entrenar se pueden colocar los pies en un recipiente con un poco de agua tibia de manera que el flujo de la sangre aumente, al abrirse los vasos sanguíneos. Con esto seguramente los adormecimientos se aliviaran un poco.

También pueden realizarse antes de salir a entrenar es posible que ayuden en el pedaleo, mejorando la posición de los pies y liberando tensión.